26
Mié, Jun

Industrias y sector soyero llegan a un acuerdo, pero los bloqueos persisten

Agrícola
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Productores del ‘grano de oro’ endurecen medidas de presión activando seis puntos de bloqueo en San Julián y Cuatro Cañadas en la ruta Santa Cruz-Trinidad. Industriales y la dirigencia de los soyeros no acuerdan un ‘precio justo’. APIA pide traspasar deuda al BD

Cientos de pasajeros se dieron modos para hacer trasbordos y llegar a destino. Foto: Rolando Villegas
Después de más de 12 horas de negociación, con la mediación de los ministerios de Gobierno y de Desarrollo Rural y Tierras, la dirigencia de las industrias oleaginosas y los productores del ‘grano de oro’ firmaron un acta de entendimiento que abre una solución parcial al conflicto de ‘precio justo’ que reclama el sector. Organizaciones productivas campesinas de Cuatro Cañadas y San Julián desconocen el acuerdo y endurecen la presión con seis puntos de bloqueo en la ruta que une Santa Cruz con Trinidad.

El documento que abre un principio de entendimiento entre las aceiteras y los soyeros indica que la industria rechaza la propuesta de los productores de un pago de $us 300 por la tonelada de grano. No obstante, en el punto dos del acta, se establece que desde el lunes cada empresa procederá a negociar individualmente el precio de la soya con los sectores productores, dejando establecido como referente el precio internacional.

En el marco de la negociación entre el sector productor y la industria también se definió que las empresas que otorgaron anticipos por el grano recibido no cobrarán los intereses, si se llega a un acuerdo bilateral. Asimismo, las empresas que han financiado a los productores, analizarán si corresponde, la posibilidad de reprogramar le deuda en función a la capacidad de pago que tenga el productor, en el marco de la presente y próxima campaña.

En caso de que los productores y la industria no lleguen a un acuerdo en el precio de la soya, los primeros quedan en la libertad de retirar su grano, previo pago de los costos de recepción, limpieza, almacenamiento y otros.

En otro punto consensuado, el Gobierno se compromete a continuar apoyando en la gestión de la reprogramación y refinanciamiento de la deuda de los productores. Y en el punto seis, último del acta, el sector movilizado se compromete a levantar las medidas de presión para viabilizar la negociación entre partes.

Cabe mencionar que, por este último punto, la dirigencia de las organizaciones productivas de Cuatro Cañadas y San Julián no firmó el acuerdo y que al final lo desconocieron y decidieron endurecer la presión con seis puntos de bloqueo en la jurisdicción municipal de dichas poblaciones.

La medida es apoyada ahora por el sector del transporte de Cuatro Cañadas y estudiantes universitarios de San Julián que anoche se sumaron y masificaron los bloqueos en la vía a Trinidad.
Los cultivadores insisten en el pago de $us 300 por la tonelada de grano y no aceptan los $us 230 que proponen los industriales. Hablan de desesperación por obtener un buen precio por su producción para liquidar sus deudas con las casas comerciales, las agroindustrias y la banca, que han financiado el ciclo productivo hasta la cosecha.

A decir de la secretaria ejecutiva de la Federación Única de Trabajadores Campesinos de las Cuatro Provincias del Norte Integrado, Deisy Choque, el pequeño productor pasa una situación económica crítica porque aún no recibió el pago de su producción. Estima que la mora sectorial, que data de 2015, está por un 50%.

Indicó que el sector, con el Gobierno, trabaja un proyecto de decreto supremo para regular los precios de los insumos agrícolas. Además, refirió que como sector afectado pedirán a los ministerios del área productiva la creación de una industria estatal para transformar la soya. “No descartamos unir fuerzas, con las bases, para exigir la nacionalización de las industrias”, expresó.

Policías en la ruta

Un contingente policial, con número importante de efectivos, se encuentra en la zona listo para intervenir y despejar la ruta. Inclusive se supo que durante la jornada y por la noche los uniformados activaron patrullajes en helicópteros.

Efectos de la medida

En la Unidad Operativa de Tránsito de la terminal Bimodal se informó de que los buses no están saliendo a la localidad de Guarayos ni a Trinidad, debido a los distintos puntos de bloqueo en Cuatro Cañadas y San Julián, por lo que algunos viajeros han tenido que pernoctar en esas instalaciones desde que se inició el corte de caminos.

Se estima que a diario entre 20 a 30 buses salen a Trinidad, por lo que el perjuicio a los pasajeros es considerable. “Es una ruta muy importante a escala nacional, puesto que el flujo es bastante amplio”, apuntó Vladic Sarmiento, encargado de la dependencia policial en la terminal Bimodal.

Sobre el efecto de las medidas en el turismo, desde la Secretaría de Desarrollo Humano de la Gobernación de Santa Cruz, Paola Parada, lamentó que en las últimas semanas los bloqueos se hubiesen vuelto un foco de presión recurrente que, desgraciadamente, impacta en la merma del flujo de turistas, principalmente en las Misiones Jesuitas de la Chiquitania, un destino turístico que por esta época atrae a muchos viajeros nacionales.

“La gente programa con dos semanas sus vacaciones y este tipo de presión social, con cierre de vías, lamentablemente afecta muchísimo al turismo por la incertidumbre, poca garantía e inseguridad que percibe el turista para programar un viaje seguro. El tema de la seguridad turística implica poder llegar y volver al atractivo programado”, dijo Parada.

Ganaderos y exportadores

El sector pecuario y exportador de Santa Cruz no reportan, por ahora, un efecto negativo por la medida asumida por los productores del ‘grano de oro’.

Así, desde la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), se indicó que la provisión de bovinos a las industrias cárnicas y centros de remate es regular, lo que hace presumir que los ganaderos que desarollan actividades en la Chiquitania han evadido los bloqueos. Descartaron un desfase en la logística y provisión de ganado dando cuenta de que gran parte de los centros de confinamiento se encuentra en el municipio de Cabezas, al sur del departamento.

Fuentes del sector exportador de Santa Cruz refirieron que al no ser una ruta de exportación los puntos de bloqueo en San Julián y Cuatro Cañadas no afectaron las actividades de comercio exterior.

Hasta el cierre de edición (00:45) el bloqueo se masificaba en la zona este de Santa Cruz.