21
Mié, Ago

Desmonte en favor de ganadería duplica las hectáreas para el agro

Pecuaria
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ganado del oriente boliviano. | ABI
El cambio de uso de suelo contemplado en el Decreto Supremo 3973 permite el desmonte de 4,5 millones de hectáreas de tierra con vocación forestal para actividades agropecuarias en Beni y Santa Cruz. Esta superficie que será deforestada es más del doble del área cultivada con productos extensivos como la soya, sorgo, girasol, trigo y maíz, que ocupan 2,3 millones de hectáreas.

Por lo tanto, este decreto generará impactos en el clima, como inundaciones y sequías, además de efectos en la biodiversidad y el desplazamiento de pueblos indígenas, indicó el líder de la Amazonía, Herland Domínguez.

Sin embargo, el sector ganadero descarta impactos ambientales y afirma que el uso de una mayor superficie de tierra en actividades agropecuarias no será inmediato, aunque señala que la norma permitirá el incremento de la ganadería y agricultura.

Según Herlan Domínguez, representante del Comité binacional defensores de la vida amazónica en la cuenca del río Madera, el cambio de uso de suelo dará paso a los cultivos extensivos, lo que implica deforestación y degradación del ecosistema por el uso de agroquímicos.

Mencionó que este tipo de normas apuntan a recortar los territorios que ocupan los pueblos indígenas y comunidades campesinas en el departamento de Beni y, de ese modo, entregar esos predios a los empresarios bolivianos y extranjeros.

Alejandra Crespo, miembro de la plataforma Bolivia Libre de Transgénicos, lamentó que el Gobierno permita el cambio de uso de suelo de predios con vocación forestal, una cualidad que no puede ser modificada por una decisión política.

Indicó que la idea de destinar más de 4 millones de hectáreas a actividades agropecuarias —como lo manifestó el gobernador de Beni, Álex Ferrier— es nefasta, puesto que acentuará el problema de inundaciones, además de generar otros impactos sociales.

“Van a destruir nuestra Amazonía que nos da un montón de servicios ambientales a los bolivianos para exportar carne a los chinos”, agregó Crespo.

9 MM DE HECTÁREAS EN EL BENI

El gobernador de Beni, Álex Ferrier, aseguró que el nuevo decreto permitirá alcanzar una superficie de 9 millones de hectáreas destinadas a la actividad agropecuaria en este departamento.

La autoridad explicó que actualmente hay 4,5 millones de hectáreas para esa actividad, pero que el nuevo decreto permitirá adicionar una similar cantidad.

Alejandra Crespo, miembro de la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos, cuestionó el cambio de uso de suelo, puesto que eso implica deforestar 4,5 millones de hectáreas, un área superior a las 2,3 millones que actualmente abarca la agricultura nacional.

 

LOS GANADEROS NIEGAN IMPACTOS AMBIENTALES

El gerente de la Federación de Ganaderos del Beni (Fegabeni), Carmelo Arteaga, informó que el Decreto Supremo 3973 solamente genera condiciones igualitarias entre Santa Cruz y Beni, dado que anteriormente los desmontes en tierras privadas y comunitarias para actividades agropecuarias solamente estaban permitidos en Santa Cruz. Además, enfatizó que la norma no generará impactos ambientales.

Explicó que existen malinterpretaciones en algunos sectores en relación a supuestas afectaciones, además dijo que la actividad agropecuaria no se iniciará de manera inmediata.

“Son tierras en las que no hay que desmontar, porque no son arbustos, no son matorrales, sino son tierras de baja calidad para la misma ganadería”, dijo Arteaga.